¿Cómo orar a Dios correctamente? 5 consejos para hacerlo mejor.

El acto de orar es algo que forma parte de la vida cotidiana de todo cristiano, pero orar no es suficiente, debemos de saber como orar correctamente a Dios a fin de que nuestra oración sea eficaz.

En Santiago 5:16 habla sobre la oración, pero no de cualquier tipo de oración, habla de la oración eficaz, el texto dice: «… la oración eficaz del justo puede mucho.«, en otras palabras no todas las oraciones tienen el mismo peso ante Dios.

Es evidente que Dios no tiene favoritos, sino que responde a la oración de aquellos que oran con fe y siguen una serie de alineamientos que Él da a conocer mediante Su Palabra.

Dios desea ayudarnos en medio de nuestras inquietudes, dificultades y necesidades y por esa razón nos dice que oremos a Él (Jeremías 33:3; Mateo 7:7), también tiene el deseo legítimo de que oremos para agradecerle por sus muchos bienes (Efesios 5:20).

La oración también Dios nos la dejó para que por medio de ella establezcamos una comunión con Él (Cf. 1 Corintios 1:9), para que le pidamos perdón por nuestro errores y pecados (1 Juan 1:9), también para que seamos librados de las fuerzas del enemigo (Efesios 6:11-12) y otros propósitos más.

En fin Dios nos ha dejado la oración para nuestro propio beneficio, pero orar no es suficiente, porque debemos de orar correctamente a Dios para que podamos ver la intervención divina en nuestras vidas.

¿Cómo orar correctamente?

Hay 5 claves o consejos que no podemos ignorar para que nuestras oraciones sean efectivas.

El poder de la oración no reside en la persona, ni en la oración misma, sino en hacia quien va dirigida, en Dios, pero aun así es necesario ajustarnos a los alineamientos de Dios para que nuestra oración sea eficaz.

A continuación veremos los 5 consejos para orar correctamente a Dios, para que nuestra oración sea eficaz:

1. Orar con fe genuina y sincera.

La fe es esencial para que nuestras oraciones sean eficaces, sin fe es imposible tener un acercamiento a Dios (Hebreos 11:6), una oración sin fe no es más que solo articulaciones de palabras en el aire. La fe es lo que provoca que Dios se mueva a nuestro favor (Marcos 11:24).

Si sentimos que nuestra fe mengua en medio de las dificultades, debemos de orar a Dios para que nos la aumente (Santiago 1:6), y seamos continuamente fortalecidos por Dios en la fe.

2. Orar en el nombre de Jesús.

El Señor Jesucristo deja indicaciones explícitas de que se debe de orar únicamente en su nombre, cuando lo hacemos demuestra que reconocemos de que no somos capaces de acercarnos a Dios por nuestro propios méritos.

Orar en el nombre de Jesús garantiza la eficacia de nuestras oraciones, en caso contrario nuestras oraciones pierden relevancia ante Dios, porque Dios desea que demos sacrificio de alabanza que confiesen el nombre de Jesús (Hebreos 13:15).

3. Orar tomando en cuenta la voluntad de Dios.

La Escritura dice explícitamente que a veces no recibimos porque pedimos mal, pedimos para satisfacer únicamente nuestros deseos egoísta (Santiago 4:3).

Lo que garantiza que estamos orando correctamente a Dios, es que cuando nuestras oraciones toman en cuenta la voluntad del Señor en medio de nuestra situación, tenemos la seguridad de que cuando pedimos en conformidad a Su voluntad Dios nos oye (1 Juan 5:14).

4. Vivir conforme a la voluntad de Dios.

Nuestro comportamiento moral y espiritual tienen una gran relevancia en la oración, porque de esta manera cualquier cosa que pidamos bajo su voluntad Él nos la dará porque hacemos lo que es agradable delante de Él (1 Juan 3:22).

5. Las oraciones deben ser persistentes.

Y ahora llegamos al último consejo para orar correctamente.

En muchas ocasiones tener fe, orar bajo la voluntad de Dios, vivir en conformidad a la voluntad de Dios y pedir las cosas en el nombre de Jesús no será suficiente, será necesario orar más de una vez manifestando lo mismo ante Dios.

Dios permitirá en ocasiones pruebas y desafíos difíciles con el propósito de perfeccionar nuestro carácter y robustecer nuestra fe. Tenemos un gran ejemplo de la oración persistente en la parábola de la viuda (Lucas 18:1-7).

Conclusión:

Si hacemos lo anteriormente mencionado nuestra oración será eficaz, y seguir esos 5 consejos garantizará que sabemos orar correctamente a como Dios.

Es por esa razón que hay pesonas que aparentemente tienen más éxito que otras en el ámbito de la oración y no porque Dios haga diferencias, sino porque unas oran correctamente y otras simplemente no lo hacen.

Puedes leer nuestro post anterior AQUÍ: ¿Es bíblico el Rapto? ¿Qué dice la Biblia sobre el Rapto?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia

Instagram: PURA BIBLIA

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.