¿Cómo vencer el pecado? ¿Cómo se vence el pecado?

El día de hoy hablaremos sobre cómo vencer el pecado. Sabemos que el pecado es un deseo propio de nuestra naturaleza y que tiene la sensación de ser placentero, pero dichas prácticas ofenden a Dios.

Todo aquella acción o pensamiento que va en contra de la voluntad de Dios se constituye pecado. El pecado en su definición más simple es la desobediencia voluntaria a los mandamientos de Dios.

El pecado es un mal espiritual que afecta por igual a toda la humanidad, cristianos y no cristianos, pero ante esto la Biblia y el cristianismo nos dan a conocer como se puede vencer el pecado.

Antes de avanzar y decir como vencer el pecado, sa necesario saber que es el pecado, para así poder distinguirlo con claridad.

¿Qué es el pecado?

En este post hablaremos sobre la definición del pecado de forma muy breve, en un artículo anterior hable sobre todo lo que dice la Biblia sobre el pecado, si te interesa puedes Leerlo Aquí.

El pecado es desobedecer a Dios, es quebrantar las leyes y mandamientos de Dios, es desviarnos del propósito de nuestra existencia.

Hay un gran sinnúmero de acciones a las la Biblia le llama pecado, tales como: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías (Gálatas 5:19-21).

Otras acciones tales como: la homosexualidad, bisexualidad, el robo, la avaricia, la Soberbia, las borracheras, la maldiciencia, las estafas (1 Corintios 6:9-10), los abominaciones, los homicidios, asesinatos, las mentiras, la incredulidad (Apocalipsis 21:8).

Y el listado amplio de malas acciones sigue. La ley de oro para poder diferenciar si nuestras acciones son o no pecaminosa, es que están estén motivados por el amor verdadero, bajo el precepto del amor es imposible hacer algo que ofenda a Dios o dañe a nuestro prójimo.

¿Cómo podemos vencer el pecado?

Ahora que hemos abordado la definición del pecado, veremos a fondo como podemos vencer el pecado.

A como el pecado es un mal universal sobre la humanidad, también Dios nos ha provisto una solución universal y definitiva para vencer el pecado, y la solución que Dios nos da es la redención.

La redención es la solución definitiva para vencer el pecado. La redención significa liberar a alguien de la esclavitud, y esto frecuentemente implica el pago de un precio por el rescate.

La Biblia comunica que estamos atados a esclavitud del pecado (Juan 8:32-36), y que la paga del pecado es la muerte (Romanos 6:23), Jesús con su cuerpo al morir en la cruz del calvario pago nuestra libertad (Romanos 8:3), y ese fue el precio de nuestra libertad (Cf. 1 Corintios 7:22-23).

Desde la perspectiva de satisfacer la Justicia de Dios, no hay forma en la que podamos vencer el pecado, pero Dios por iniciativa propia venció por nosotros el pecado al manda a Jesús a padecer por nuestras rebeliones (Romanos 5:8-10).

¿Cómo vencer el pecado desde la vida práctica?

A pesar de que Dios ya nos dió la solución definitiva para triunfar sobre el pecado, no podemos ignorar que a pesar de confesar nuestra fe en Jesús, el pecado sigue siendo un problema con el cual debemos lidiar.

El apóstol Pablo se sintió ampliamente agobiado por su posibilidades de pecar, a pesar de ser un gran ministro de Dios, con respecto a esto, él escribió lo siguiente:

Así que descubro esta ley: que, cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal. Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios; pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo. ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? Romanos 7:21‭-‬24 NVI

Para vencer el pecado en la vida es necesario una obra combinada, y dicha obra combinada consiste en la intervención de Dios en nuestras vidas en la personalidad del Espíritu Santo y nuestro continuo deseo de obedecer a Dios.

De su parte Dios nos Justifica (Romanos 8:1), nos regenera (2 Corintios 5:17) y nos santifica (1 Corintios 6:11).

En la Justificación Dios nos declara inocentes de nuestros pecados por la muerte expiatoria de Jesús, en la Regeneración el Espíritu Santo obra en nuestra vida cambiando nuestro ser moral y espiritualmente y en la Santificación el Espíritu Santo obra en nuestras vidas para purificarnos, apartarnos del mal, ser como Cristo y acepto ante Dios.

Cuando ponemos nuestra fe en Jesús y en su obra en la cruz del Calvario da libertad de acción al Espíritu Santo para obrar en nuestra vida lo mencionado en el párrafo anterior.

Conclusión:

La manera para vencer el pecado en nuestro diario vivir, es mantener una lectura constante de la Biblia, orar, ayunar y congregarnos. Si aprendemos más de Dios en su Palabra nuestra fe aumentará (Romanos 10:17), y esa nos motivará a obedecer a Dios.

Puedes leer nuestro post anterior AQUÍ: ¿Porqué la Biblia es la Palabra de Dios?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia

Instagram: PURA BIBLIA

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.