¿Cuál es el pecado de muerte?

Conocemos de antemano que todos los pecados como tal producen en nosotros muerte espiritual, sin embargo la Biblia menciona como algo especial el pecado de muerte (1 Juan 5:16), por esa razón veremos exactamente cual es el pecado muerte.

Quizá para muchos dicho término (pecado de muerte) sea algo confuso, debido a que abre la posibilidad de plantearse una serie de preguntas válidas tales como:

¿Aquellos pecados que no son de muerte son menos ofensivos ante Dios?

¿Solo los pecados de muerte conducen a la condenación y los demás pecados Dios los pasa por alto?

Y si la respuesta a la pregunta anterior es afirmativa, ¿Cómo podemos sostener que Dios aborrece toda clase de pecado?

¿Qué dice la Biblia sobre el Pecado de Muerte?

Como punto de partida, se puede afirmar que la Biblia no presenta una lista de pecados de muerte y otra de pecados no mortales.

Afirmar que la Biblia de forma implícita hace una clara distinción entre los pecados de muerte y los pecados no de muerte es totalmente falso ya que la Biblia enseña que todos los pecados son igualmente de graves ante Dios.

Por ejemplo para algunos una mentira pequeña es menos grave que cometer fornicación o adulterio, sin embargo ambos pecados llevan a la condenación (Cf. Gálatas 5:19-21 ; Apocalipsis 21:8).

De acuerdo a la Biblia toda injusticia es pecado, pero no todos los pecados son de muerte (1 Juan 5:18). La Biblia en este contexto menciona el pecado de muerte sin dar a conocer cuál es o cuáles son.

Acá aparentemente aparece una dificulta bíblica, pero la misma desaparece si se toma en cuenta los siguiente pasajes bíblicos, a continuación nos dice que quien es nacido de Dios no práctica el pecado (1 Juan 5:18).

Por la experiencia cotidiana sabemos que a pesar de ser cristianos no somos perfectos, siempre cometemos errores y pecamos en menor medida.

En 1 Juan 5:18 la frase: «… todo aquel que ha nacido de Dios, no práctica el pecado….» nos arroja más luz al respecto, porque habla específicamente que quien es nacido de Dios no hace del pecado su estilo de vida.

El cristiano puede cometer errores y pecar, sin embargo no debe de vivir un estilo de vida pecaminoso (pecar una y otra vez), por lo tanto el pecado de muerte a raíz es aquel el cual no se ha confesado y tampoco se ha demostrado arrepentimiento delante de Dios si se toma en cuenta el contexto.

Consideraciones bíblicas:

Se puede apreciar que el apóstol Juan no quizo dar a conocer una clasificación de pecados, sino que dijo que aquel «hermano» quien permaneciera pecando una y otra vez estaba cometiendo pecado de muerte, por lo tanto el recomendaba no seguir orando por él.

En conclusión todos los pecados podrían ser de muerte siempre y cuando no sean confesados a Dios y no se muestre arrepentimiento por ellos.

Sabemos perfectamente que la consecuencia final del pecado es la muerte espiritual (Romanos 6:23), y también que Dios está dispuesto a conceder perdón a todo aquel que se arrepiente y los confiesa (1 Juan 1:9).

En resumen, la única solución ante el pecado de muerte, es el arrepentimiento genuino delante de Dios, ya que Dios no rechaza un corazón contrito y humillado (Salmos 51:17).

Puedes leer mi publicación anterior aquí: ¿Cómo vencer el orgullo según la Biblia?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia TV

Instagram: PURA BIBLIA TV

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.