Diferencia entre orar y meditar.

El día de hoy hablaremos sobre la diferencia que hay entre orar y meditar. Ambas acciones son mencionadas a lo largo de la Biblia y se les considera importante. En esta ocasión veremos como se desarrolla cada acción por separado.

Por ejemplo, podemos ver a lo largo de la Biblia, que los creyentes veían como una acción cotidiana la oración. La meditación también formó parte importante entre el pueblo de Dios, dado a que de esta forma ellos tenían una mayor apreciación sobre quien es Dios y sus mandamientos.

Para poder ver con acertividad cuál es la diferencia que hay entre orar y meditar es necesario primeramente tener presente la definición de las palabras. Posteriormente veremos la apreciación bíblica de ambos vocablos.

Orar: Ponerse [una persona] mental y anímicamente ante la presencia de Dios, de una divinidad, de un santo, etc., para dar gracias o pedir algún favor, o simplemente en actitud contemplativa.

Meditar: Pensar detenidamente, con atención y cuidado, reflexionar.

Por medio de las definiciones anteriores podemos apreciar con ciertos matices la diferencia que existe orar y meditar. La oración es hablar con Dios, y meditar es pensar detenidamente sobre algo.Ahora veremos por medio de la Biblia la diferencia entre ambos términos.

Diferencia bíblica entre orar y meditar.

La oración a lo largo de la Biblia aparece como una acción recurrente entre los creyentes a lo largo de la historia. La oración ha tenido esa inigualable cualidad de unir al creyente con el creador a un nivel espiritual y emocional.

Es innegable la importancia de la oración en la vida del creyente. La oración debe de formar parte de los hábitos diarios de todo buen creyente, debido a que con la misma manifiesta esa conexión y dependencia de Dios.

Si tomamos en cuenta la enseñanza de la Biblia, podemos definir la oración de la siguiente manera: La oración es la acción de hablar directamente con Dios y el medio para que dicha oración sea válida es la santidad y la fe (Juan 9:31; Hebreos 11:6).

Por otra lado hace falta ver que dice la Biblia sobre la meditación. La palabra para meditar en hebreo es ha·gháh la cual hace alusión a emitir sonidos inarticulables mientras se piensa profundamente en algo.

Dicho vocablo hebreo aparece en Josué 1:8. Que dice así:

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josué 1:8 RVR1960

La acción de meditar aparece al menos 30 veces en la Biblia, y hace alusión a pensar de forma profunda y concienzuda sobre algo. Por ejemplo Dios mismo, exhortó a Josué en meditar sobre su palabra de día y de noche.

No es suficiente orar, también es necesario meditar, para así conocer no sólo a Dios, sino también cuál es su voluntad.

Orar en su definición más simple es hablar con Dios, y meditar es pensar profundamente y de forma concienzuda en la palabra de Dios y su voluntad. De este modo podemos apreciar la diferencia que hay entre orar y meditar.

Orar es hablar con Dios, meditar es pensar en Dios y su voluntad. Al fin, ambas acciones implican la fe, y también comprometen al creyente a un nivel emocional impresionante.

Así que de este modo concluyó con este post. Espero que el mismo haya sido de bendición y utilidad para tu vida. Un saludo y bendiciones. 🙌🙏

Puedes acceder a mi publicación anterior AQUÍ: Diferencia entre orar y adorar.

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia TV

Instagram: PURA BIBLIA TV

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.