¿Es pecado ser prestamista? ¿Qué enseña la Biblia?

El día de hoy veremos que dice la Biblia sobre la actividad de prestar dinero con intereses, exactamente si es pecado o no ser prestamista. Sobre esto hay muchas opiniones, sin embargo, queremos saber que dice la Biblia.

Anteriormente escribí sobre si es pecado prestar dinero con intereses y si puede o no un cristiano ser prestamista. Si te interesan también eso temas, al final de este post te dejaré los enlaces a dichos temas.

Podemos ver que la pregunta de hoy es cerrada. Solo necesita una respuesta corta, un si o un no. Antes de decir si es pecado o no ser prestamista, debemos de conocer que nos enseña la Biblia en relación al préstamo de dinero con intereses.

De acuerdo a la Biblia, ¿Es pecado ser prestamista?

Primeramente te daré a conocer una serie de pasajes bíblicos que hablan específicamente sobre el préstamo de dinero con intereses, siendo estos los siguientes: Éxodo 22:25; Levítico 25:36; Deuteronomio 23:19,20; Salmos 15:5; Proverbios 28:8; Nehemías 5:7,10; Ezequiel 18:8,13,1; 22:12.

La mayoría de los pasajes bíblicos anteriormente mencionados no proporcionan instrucciones importantes en relación al préstamo de dinero con intereses. Un principio que surge a partir de la lectura de dichos pasajes, es que está mal aprovecharse de los pobres para nuestro propio enriquecimiento (Éxodo 22:25; Levítico 25:35-37).

En el tiempo de la ley, Dios le dijo a los israelitas que no debían de cobrar intereses si le prestaban a otro israelita o miembro del pueblo Judío, sin embargo, si les era permitido cobrarle intereses a los extranjeros (Deuteronomio 23:19,29).

La Biblia nos dice que esta mal que nos aprovechemos de las necesidades de nuestro prójimo para nuestro enriquecimiento, esto no quiere decir que esta mal prestarle dinero con intereses, sino que no debemos de prestarle dinero con tasas abusivas de interés.

Una taza de interés aceptable podría ser de un 5% mensual, en cambio, aquellas personas que prestan al 10, 20 o 25% mensual, abusan de su prójimo con altas tazas de interés.

En tales casos, podría ser considerado como pecado ser prestamista, porque evidentemente se está aprovechando de la necesidad de la otra persona para su único y exclusivo beneficio.

Una persona que recibe un préstamo con altas tazas de interés, no está recibiendo ayuda, al contrario recibe una carga más pesada. La persona recibe el préstamo a sabiendas de que no le conviene, pero lo recibe porque necesita dicho préstamo.

Ser prestamista es pecado, cuando se presta con tasas de interés altísimas, en cambio no lo es, cuando se presta con tasas de interés generosas.

Por acá te dejo los enlace que te prometí al inicio de un par de temas similares a este: ¿Puede un cristiano ser prestamista?, también está, ¿Es pecado prestar dinero con intereses?

Puedes acceder a mi publicación anterior AQUÍ: ¿Es pecado ser celoso? La verdad bíblica.

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia TV

Instagram: PURA BIBLIA TV

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.