Explicación de los dones ministeriales.

En este post te daré una explicación precisa sobre la operación de los dones ministeriales, con el propósito de que tengas una clara idea sobre el ejercicio de cada don. Para ello nos remitiremos a lo que nos enseña la Biblia.

La Biblia nos enseña que los dones ministeriales a nivel práctico son funciones que ejercen ciertas personas dentro del Cuerpo de Cristo con el propósito de que dicho cuerpo o aglomerado de creyentes sea edificado (Efesios 4:11-12).

Dicha edificación por parte de las personas que ejercen algún don ministerial, consite en la facilitación del desarrollo espiritual y moral de los creyentes, teniendo como objetivo llegar a la estatura de Cristo (Efesios 4:13-14).

Al leer Efesios 4:11, podemos ver que nos dice que los dones ministeriales son 5, siendo los siguientes.

  1. Apóstol.
  2. Profeta.
  3. Pastor.
  4. Evangelista.
  5. Maestro.

Ahora que sabemos cuales son los dones ministeriales, hace falta una explicación de los mismos, para saber con acertividad en qué consiste la operación de cada don ministerial.

Explicación detallada de los dones ministeriales.

Los dones ministeriales que suponen una mayor dificultad para su explicación, lo son el de Apóstol y Profeta, puesto a que hay opiniones divididas en relación a la función de estos dos dones ministeriales en particular.

Actualmente existe un movimiento apostólico y profético que ha tratado de cierto modo tergiversar la enseñanza bíblica, sobre estos dos dones ministeriales específicamente.

Lo he dicho muchas veces: «Las opiniones van y vienen, y a nosotros nos corresponde saber que es lo que nos enseña la Biblia.«

La dificultad de la que te hablo, radica en que para un grupo significativo de creyentes los dones ministeriales de Apóstol y Profeta aún operan en la actualidad, y el resto de creyentes (la mayoría) consideran que dichos dones ministeriales ya dejaron de operar debido a que ya cumplieron su función.

Ahora sin más preámbulo, en la explicación de ambos dones ministeriales veremos si los mismos están vigentes o no en la actualidad.

Apóstol.

La palabra apóstol etimológicamente hablando proviene del griego άπόστολος (apóstolos), que a su vez proviene del la palabra griega άπόστέλλω, que significa enviado, mensajero o embajador.

Los apóstoles fueron aquellas personas que se encargaron de dar inicio a la Iglesia Primitiva como tal.

Ellos tenían la misión de anunciar el Evangelio, sanar a los enfermos, hacer milagros y hechar fuera demonios, fueron quienes se encargaron de hacer las primeras misiones en la Iglesia y son los principales responsables de la propagación del cristianismo en el Siglo I.

Con respecto a si existe o no apostoles en la actualidad, la respuesta bíblica es un rotundo NO. Los auto nombrados apóstoles no cumplen con el requisito esencial para ser un apóstol por llamado de Jesucristo (Gálatas 1:1). El requisito es haber sido testigo ocular del ministerio terrenal de Jesús (Hechos 1:16-22).

Lo que si existen en la actuales, son pastores y misioneros que se encargan de hacer obras apostólicas al abrir nuevos puntos de congregación.

A partir de la etimología, las palabras misión y apostolado al igual que misionero y apóstol son equivalentes. El hecho de que alguien se auto nombre apóstol provoca confusión entre el pueblo cristiano sobre la función del don ministerial de apóstol.

Es evidente que los auto nombrados apóstol de la actualidad, no tienen un llamado por parte de Dios como apóstol, sino de pastor, maestro y evangelista, pero no de apóstol.

Profeta.

En la explicación de los dones ministeriales, la explicación de la función de una persona que tiene el don ministerial de profeta supone cierta dificultad al igual que el de apóstol.

Al igual que hay personas auto nombrandose apóstoles, también hay personas auto nombrandose profetas. Antes de continuar, insisto en ver que dice la Biblia al respecto.

La palabra profeta proviene del hebreo נָבִיא, y dicha expresión hebrea está compuesta por dos palabras, la primera nabí, que significa el que es inspirado por Dios, y la segunda roéh, que significa vidente. Profeta a través de la etimología propia de la palabra, es la persona que ve por medio de Dios.

El profeta por don ministerial, es aquella persona que tenía la capacidad de transmitir un mensaje que provenía directamente de Dios a los demás. Ahora hace falta ver si existen profetas en la actualidad.

¿Hay profetas en la actualidad?

En la actualidad no existen profetas. Lo más cercano a un profeta, son las personas que operan en el don espiritual de profecía, y por medio de ese don pueden dar mensajes de exhortación, consolación o edificación (1 Corintios 14:3), o bien un mensaje específico recibido bajo la inspiración del Espíritu Santo.

Alguien quien opera el don espiritual de profecía no puede ser llamado profeta, debido a que un don espiritual, no es lo mismo que un don ministerial. Por otro lado la Biblia dice: «Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.» (Mateo 11:13)

Acá la Biblia dice claramente que los profetas ya profetizaron, en otras palabras ya cumplieron con su función dentro del plan de Dios. La Biblia nos exhorta a seguir edificándonos (desarrollar nuestra vida cristiana) en el fundamento de los profetas y apóstoles (Efesios 2:20)

Efesios 2:20 nos dice de forma implícita que la función de los apóstoles y profetas ya se cumplieron, y dicha función fue la de forjar las bases del cristianismo.

En relación a la explicación de los dones ministeriales, la explicación del ministerio de Pastor, Evangelista y Maestro es más sencillo.

Pastor.

El pastor, es una persona quien ha recibido la autoridad dentro de una congregación cristiana, para que así pueda dirigir y cuidar al remanente de creyentes. La palabra pastor en el Nuevo Testamento aparece como ποιμήν (poimēn).

El papel del pastor en la congregación consiste en ser el guía espiritual, debido a que sirven de ejemplo moral y espiritual ante los demás creyentes.

Evangelista.

La palabra evangelista proviene del griego ευαγγελιστης (euangelistēs). La palabra evangelista proviene de la palabra Evangelio, que en griego quiere decir buenas nuevas. El evangelista es aquella persona que se encarga de predicar el evangelio.

El simple hecho de predicar el evangelio no convierte a alguien en Evangelistas. Todos estamos llamados a predicar las buenas nuevas de salvación (Marcos 16:15), pero no todos somos Evangelistas.

La persona que ejerce el don de Evangelista, es aquella quien tiene la capacidad sobrenatural de predicar el evangelio de modo tal que las alma se rinden a los pies de Cristo con mayor facilidad.

Maestro.

Maestro en la Biblia proviene del vocablo griego didaskalos, y hace alusión a una persona que posee la habilidad sobrenatural de enseñar la Biblia a los demás.

La persona que ejerce el don ministerial de maestro posee por Dios la habilidad de comprender las enseñanzas de la Biblia a profundidad. Y también posee la capacidad sobrenatural de transmitir dicho conocimiento bíblico de una forma muy entendible.

El maestro por profesión difiere de la persona que ejerce el don de maestro. El maestro por profesión comparte un conocimiento por medio de estrategias pedagógicas, en cambio el maestro por don ministerial, enseña el conocimiento bíblico por la guía del Espíritu Santo.

De esta forma concluyó con la explicación de los dones ministeriales. Espero que este post sea de bendición para tu vida. Un abrazo y bendiciones. 🙌🙏

Puedes acceder a mi publicación anterior AQUÍ: ¿Cuáles son los dones ministeriales?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia TV

Instagram: PURA BIBLIA TV

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.