Explicación de los dones operacionales.

La Biblia habla de varios tipos de dones, siendo estos espirituales, ministeriales y operacionales. A continuación te ofreceré una explicación de los dones operacionales ya sea para fines teológicos o de auto aprendizaje.

Los dones operacionales son habilidades sobrenaturales que Dios imparte a ciertos creyentes para que éstos ayuden en el servicio de la Iglesia. Estos dones son específicamente para brindar un servicio personal a otro hermano.

Estos dones aparecen en Romanos 12:6-8, el apóstol Pedro parece hablar de ellos en 1 Pedro 4:10, al decir que debemos de ministrar los dones que hemos recibido bajo la multiforme gracia de Dios. A continuación veremos que dice la Biblia sobre estos dones:

De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. Romanos 12:6‭-‬8

Por medio del texto bíblico anterior, podemos ver que los dones operacionales son:

  1. Servicio.
  2. Enseñanza.
  3. Exhortación.
  4. Repartir.
  5. Presidir.
  6. Misericordia.

El primer don que menciona, el de profecía, no se toma en cuenta debido a que claramente se refiere a un don espiritual y no a uno operacional. Ahora que te he dado a conocer cuáles son los dones operacionales, hace falta una clara explicación de los mismos.

Explicación detallada de los dones operacionales.

Abordaré la explicación de los dones operacionales en el mismo orden en que aparecen en el pasaje bíblico anterior, ahora sin más preámbulos, continuemos.

1. Servicio.

Este don de servicio no se limita únicamente al cuidado de los recursos materiales y financieros de una congregación en particular, sino también implica el área de relaciones interpersonales entre los miembros. Acá algunos ejemplos: al recibir a un miembro en la congregación, la bienvenida a los amigos cuando llegan a la Iglesia etc.

2. Enseñanza.

Esta es la persona que se da el tiempo suficiente para profundizar en la enseñanzas de la Biblia, y a su vez de cierto modo se dedica a comparrit tal conocimiento a otro creyentes.

Este don es por completo del don ministerial de Maestro, dado a que el don ministerial de Maestro es la habilidad sobrenatural de comprender y enseñar la Palabra de Dios, en cambio el don motivacional de Enseñanza consiste en una persona que dispone de tiempo para estudiar la Biblia y enseña a otros. Pueden parecer similares, sin embargo, el don de Maestro profundiza más en el asunto.

Cabe destacar que estos dones han sido necesarios para mantener de la mejor forma posible la pureza doctrinal de las enseñanzas de la Biblia a pesar de las diferentes corrientes de pensamiento que han surgido en la sociedad y las congregaciones a lo largo de la historia.

3. Exhortación.

La persona que posee este don tiene la habilidad por parte de Dios para aplicar con la mayor acertividad posible los principios cristianos a la vida cotidiana de las personas.

Es posible tener la idea negativa, de que es aquella persona quien condena y reparte palo a media congregación. Nada más lejos que la realidad. La persona con el don de exhortación es la que desde una posición de liderazgo se preocupa por el bienestar espiritual de quienes le rodean.

La persona que ejerce este don debe de tener empatía, paciencia, mansedumbre y humildad.

4. Repartir.

La Iglesia local debe de cumplir con ciertas obras de beneficencia social, para mitigar de cierto modo el sufrimiento y las necesidades de las personas no cristianas que están cercas de la congregación.

La persona que posee este don, es quien tiene la habilidad de ayudar a los demás, sean creyentes o no, con una gran generosidad y deseo.

Por otro lado, si pretendemos ayudar a alguien, pero percibe en nosotros mezquindad, podría esa persona sentirse ofendida. En lugar de hacer una obra de bendición, caeríamos en una obra de descrédito de la veracidad de la ayuda por parte de los creyentes a los miembros de la comunidad local.

La mejor condición para que la Iglesia local haga obras de beneficencia en la comunidad es que tenga al frente personas que ejerzan este don, para así repartir con sencillez y liberalidad.

5. Presidir.

Esta es una persona que tiene el carisma para guiar a los demás. En la Iglesia nos referimos a la persona que tiene la capacidad sobrenatural de dirigir al pueblo cristiano en el tiempo de alabanza. En la actualidad, es común ver este don en aquellas personas que están dirigiendo un grupo de alabanza.

Hay una diferencia importante entre la persona que canta por cantar, y la persona que preside. La persona que simplemente canta, lo hará bajo la motivación de demostrar su talento a los demás, en cambio la persona que posee el don de presidir tendrá la capacidad de dirigir a la congregación en la adoración a Dios.

En relación a la explicación de los dones motivacionales, abordaremos el último de la lista.

6. Misericordia.

La misericordia difiere en gran manera del don de repartir. El primero trata sobre el cuidado de las necesidades de los demás por medio de la dádiva de dinero o artículos en concreto, tales como: provisión, medicina, ropa, consultas médicas etc. En cambio, la misericordia consiste en ponerse a sí mismo en el lugar de la persona que padece necesidad o está pasando por un sufrimiento.

Este es el don que nos ayuda a tener la motivación necesaria para cuidar a los enfermos, para ver por los marginados y visitar a aquellas almas a las cuales nadie les predica.

Es importante destacar de que todos los creyentes necesitamos ejercitarnos en la realización de buenas obras y debemos de sentir misericordia por quienes padecen necesidad y aún más de las almas que están perdidas y vagan por el mundo como ovejas sin pastor.

El hacer misericordia, nos permite tratar a los demás, tal a como Dios nos trata, aunque no merecíamos su amor, menos su salvación, el tuvo misericordia de nosotros. Él nos amó y nos proveyó salvación por medio del acto expiatorio de Jesús en la cruz del Calvario.

De esta forma concluyó este post sobre la Explicación de cada uno de los dones operacionales. Espero que este post sea de bendición y edificación para tu vida. Un abrazo y bendiciones. 🙌🙏

Puedes acceder a mi publicación anterior AQUÍ: ¿Cuáles son los dones operacionales?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia TV

Instagram: PURA BIBLIA TV

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.