¿Qué dice la Biblia sobre el diezmo?

El tema del diezmo en el Cristianismo a veces suele ser conflictivo porque hay opiniones encontradas en relación al mismo. Por esta razón veremos que nos dice la Biblia sobre el diezmo, porque las opiniones van y vienen y no podemos basar nuestra fe en las mismas.

La palabra diezmo aparece al menos 35 veces en la Biblia, 27 veces en el Antiguo Testamento y 8 veces más en el Nuevo Testamento.

Veremos que nos enseña la Biblia con respecto al diezmo desde antes de la Ley, en el tiempo de la Ley y ahora en el tiempo de la Gracia, y si esta vigente en la actualidad.

Antes de la ley:

Aunque parezca increíble, la Biblia enseña sobre el diezmo desde antes del tiempo de la Ley que Dios dió a Israel por medio de Moisés.

El diezmo durante ese tiempo no era una ordenanza por parte de Dios para los patriarcas sino que fueron votos o actos de adoración totalmente voluntarios por parte de Abraham y Jacob (Génesis 14:20; Génesis 28:22; Génesis 31:13).

Dios reconoció como actos legítimos y agradables los diezmos que entregaron los patriarcas en el tiempo antes de la institución de la Ley y la religión del Judaísmo.

También te podría interesar: ¿Está vigente el diezmo en el Nuevo Testamento?

¿Qué dice la Biblia del diezmo en el Antiguo Testamento?

De las 35 menciones directas del diezmo en la Biblia al menos 24 pertenecen al tiempo de la Ley. Lo que significa que el Antiguo Testamento es la parte de la Biblia que más enseña sobre el diezmo.

Ahora veremos que enseñanzas sobre el diezmo se aprecian en el Antiguo Testamento. El diezmo no era una simple aportación de carácter económico sino que era un acto que el pueblo dedicaba directamente a Jehová (Levítico 27:30; 32).

Otro aspecto a destacar es que Dios ordenó al pueblo que entregase el diezmo a los Levitas (Números 18:22), porque ellos no tuvieron parte en la tierras conquistadas por Israel, y les fue dado el diezmo como herencia (Números 18:21; 24).

Después de la restauración de Jerusalén y del Templo, los Levitas diezmaron de lo que recibieron con el propósito de aportar para la cámara de los Tesoros de Jehová (Nehemías 10:38).

El Pueblo de Israel práctico también otro tipo de diezmo, el cual se daba cada 3 años con el propósito de ayudar a los más pobres y desfavorecidos entre el pueblo (Deuteronomio 14:28-29).

Las demás menciones del diezmo en el Antiguo Testamento son exhortaciones e instrucciones sobre el mismo sin aportar información nueva de carácter doctrinal.

El diezmo en el Nuevo Testamento:

No podemos apreciar en el Nuevo Testamento información nueva sobre el diezmo en relación a la práctica del mismo.

Lo que si se puede apreciar en el Nuevo Testamento con respecto al diezmo es que no lo prohibe, ni tampoco lo ordena como un mandato que deba de observar la Iglesia. (Siga leyendo por favor, no saque conclusiones adelantadas)

Las menciones en los Evangelios por parte de Jesús son narraciones de parábolas y exhortaciones directas a los fariseos con relación a la observación del diezmo.

El escritor a los Hebreos menciona 6 veces la palabra «diezmo» en sus escritos y estas son una comparación del Reinado y Sacerdocio de Jesús en el cielo con Melquisedec quien era Sacerdote y Rey (Hebreos Capítulo 7).

¿Esta vigente el diezmo en la actualidad?

Desde la perspectiva de la Biblia se puede apreciar que el diezmo es una práctica vigente y de gran valor aportativo en la Iglesia contemporánea no es algo que se da como obligación sino como un gesto voluntario.

La respuesta a esta última pregunta es ultra simplista porque no es el tema central de este post, pero si quieres leer más sobre esta pregunta puedes hacerlo AQUÍ.

Puedes leer nuestro post anterior AQUÍ: ¿Cómo ser un buen cristiano?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia

Instagram: PURA BIBLIA

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.