¿Es pecado enojarse? ¿Qué enseña la Biblia al respecto?

En esta ocasión veremos si bíblicamente, es pecado o no enojarse. Para muchos creyentes, creen que el simple hecho de manifestar enojo es pecado, sin embargo otro grupo cree que no es así. Ante estas posturas contrarias, conviene saber que dice la Biblia sobre el enojo.

El enojo o la ira como tal es una de las emociones más básicas de nosotros los seres humanos. Puedo decir sin temor alguno al error, que todos nos hemos enojado, claro unos menos que otros, pero nos hemos enojado. También es cierto que no todos canalizamos el enojo de la misma manera.

Algunas personas cuando están enojadas, tienden a actuar con violencia, y esta se refleja en sus gestos corporales, el tono de su voz, la expresión del rostro, las palabras y en ocasiones hasta en ataques físicos.

En cambio, hay otro grupo de personas que se enojan pero no tienen reacciones tan ásperas como otros. En ambos casos el enojo existe, sin embargo se manifiesta de una forma distinta.

Es probable que alguna vez de tu vida hayas escuchado una música que dice: «Porque el cristiano no puede estar enojado. Porque el cristiano no puede estar enojado…» o también aquellas personas que señalan de forma explícita el hecho de enojarse como un pecado.

Es cierto que la música no dice que enojarse sea pecado, solo dice que el cristiano no puede permanecer enojado. En cambio las frases o aseveraciones que hacen algunas personas con el enojo en el creyente, ese si es un señalamiento de pecado.

Para salir de esta duda a continuación veremos que enseña la Biblia sobre este tema.

¿Dice la Biblia que enojarse es pecado?

Si el enojo fuese pecado, evidentemente todos somos culpables delante de Dios. Sin embargo, podemos ver que la Biblia no dice que enojarse sea pecado. Porque si la Biblia dijera que enojarse es pecado, simplemente aparecería en alguna parte de ella diciéndolo de forma directa.

Lo que Biblia si brinda, son ciertas instrucciones en relación al enojo en el creyente. Y eso es lo que veremos a continuación.

Dios no ignora que somos seres humanos, y que como humanos tenemos emociones. Unas negativas, y otras positivas, el enojo podría considerase como una emoción negativa dado a que por el enojo muchos han hecho locuras.

Al respecto la Biblia, dice lo siguiente:

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, Efesios 4:26 RVR1960

En este pasaje bíblico, dice que si nos enojamos, que procuremos no pecar. De forma implícita dice que el cristiano puede enojarse, pero debe de cuidar su comportamiento. Por acá tenemos otro pasaje bíblico que complementa el anterior:

porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Santiago 1:20 RVR1960

Acá vemos la razón por la que debemos de cuidar nuestro comportamiento mientras estamos enojados. La razón es simple: «La ira no ha obrado, no obra, ni obrará la justicia de Dios» la justicia de Dios hace alusión a la obediencia de los principios morales y espirituales presentes en la Biblia.

En pocas palabras, cuando estamos enojados, las probabilidades de que quebrantemos algún principio moral o espiritual, son mayores. Por ello la Biblia nos aconseja, procurar no pecar.

A como dije antes, el enojo nos puede cegar e impulsar a hacer o decir cosas de las cuales nos podríamos arrepentir despues, y la Biblia, sobre esto dice lo siguiente:

El que fácilmente se enoja hará locuras; Y el hombre perverso será aborrecido. Proverbios 14:17 RVR1960

Por lo que hemos visto, el problema no es el hecho de enojarse, sino cuan dados seamos a enojarnos y si somos o no impulsivos cuando estamos enojados.

Enojarse no es el problema…

Enojarse no es pecado. Pero cuando estamos enojados las probabilidades de pecar son mayores, dado a que en este estado emocionalmente es más fácil no obrar conforme a la Justicia de Dios.

Ahora, con respecto a las personas que se enojan con facilidad y son impulsivas, Dios le da una solución para poder reprimir dicho comportamiento. Ese medio es el Fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas, y uno de las manifestaciones del Fruto del Espíritu es la templanza o autocontrol, que es exactamente todo lo contrario al enojo y a una conducta impulsiva (Gálatas 5:22-23).

Ya una vez, que hemos visto por medio de la Biblia que enojarse no es pecado, debemos de pedirle a Dios que nos ayude a enojar nos lo menos posible, para que así nos sea más fácil obrar conforme a su voluntad.

Sinceramente espero que este post haya sido de bendición y utilidad para tu vida. Un saludo y bendiciones. 🙌🙏 ¡Déjame tu comentario para saber que opinas, te estaré leyendo y contestando!

Puedes acceder a mi publicación anterior AQUÍ: ¿Es pecado tatuarse según la Biblia?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia TV

Instagram: PURA BIBLIA TV

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.