Reflexión sobre el Temor de Dios.

Esta frase es ampliamente utilizada entre las personas cristianas, y es que se cree sin temor alguno al error que un buen creyente es aquel tiene temor a Dios y en esta ocasión hacemos una reflexión sobre este tema. ¡Te bendecirá! Léelo hasta el final.

Ante de comenzar con esta reflexión sobre el Temor a Dios, debemos de comprender primero el uso de la frase y cuál es su significado a partir de la misma Biblia.

Definición práctica de «Temor de Dios.»

La definición práctica, hace alusión a como se distingue una persona de otra cuando tiene temor a Dios.

El temor de Dios en el contexto cristiano, no significa necesariamente miedo, sino un profundo grado de respeto, asombro y sumisión voluntaria a Dios. La persona temerosa de Dios por definición, es aquella quien respeta, siente asombro por Dios y se somete voluntariamente a Su voluntad.

Para que a alguien se le pueda considerarse temeroso de Dios, solo basta ver su conducta. Debe de sentir un profundo respeto por Dios y las cosas Sagradas (la Biblia, el ayuno, la oración y la congregación), asombrarse de la grandeza de Dios en sus atributos y por último obedecer sus mandamientos.

Así que, por increíble que parezca, hay muchísimos cristianos que no tienen temor de Dios y viven a como se les viene en gana. Pero Jesús dijo que sería así. Que crecería el Trigo en medio de la Cizaña. Pero eres tu y soy yo quien decide, si ser Trigo o ser Cizaña.

Ahora que hemos visto la definición práctica de la expresión, veremos la bíblico y posterior a eso, haré una breve reflexión sobre el Temor de Dios. ¡Nos bendecirá!

Definición bíblica de «Temor de Dios.»

Está definición tratará más sobre lo que dice la Biblia del Temor de Dios, que de dar un concepto en sí.

A partir de la lectura de la Biblia, podemos notar que el temor de Dios, puede calificarse como la reverencia y el reconocimiento de la majestad, el poder y la santidad de Dios. Es esta la clase de temor que Dios demanda en Salmos 33:8; 34:9; 112;1.

Cabe destacar que el énfasis del Temor de Dios ha dado ciertos cambios entre el Nuevo y Antiguo Testamento. Por ejemplo, la importancia del cumplimiento cabal de la ley dada por Dios a los Israelitas, hacia que ellos consideran la práctica correcta de la religión Judía como un claro sinónimo del Temor de Dios (Cf. Salmos 34:11; Jeremías 2:19).

En cambio el Nuevo Testamento hace más énfasis en destacar el amor y el perdón de Dios a la humanidad por medio del sacrificio de Jesús en la cruz. La relación del creyente se desarrolla de forma filial entre él y Dios. Sin embargo, permanece, ese temor reverente como parte de la actitud correcta del hombre delante de Dios.

El temor nos ayuda a andar con rectitud (Hechos 9:31; 2 Corintios 7:1). El temor a Dios en la vida del creyente, le ayuda a poder sobrellevar mejor las dificultades, incluso, las de la propia muerte (Hebreos 2:15; Apocalipsis 2:10; Cf. 2 Timoteo 1:6-7).

Una vez, que hemos visto cada una de las definiciones, ahondaremos en una breve, pero sólida reflexión sobre el Temor de Dios.

Reflexión sobre el Temor de Dios.

Vimos antes que la persona temerosa de Dios por definición, es aquella quien respeta, siente asombro por Dios y se somete voluntariamente a Su voluntad.

Entonces, ¿De que modo nos beneficia vivir así? Yo diría que muchísimo, porque tener un buena relación con Dios, simplemente no tiene precio. Eso nos garantiza en primer lugar la adopción como hijos de Dios, la Salvación y el continuo favor de Dios sobre cada cosa que hagamos en la tierra.

Tener el favor de Dios sobre nuestra vida es algo invaluable, veras que todo a tu alrededor progresa, todo plan y proyecto que viene a tu cabeza, funciona a las mil maravillas.

Tenemos otro definición sobre el Temor de Dios, la cual es a como viene: «El temor de Dios puede calificarse como la reverencia y el reconocimiento de la majestad, el poder y la santidad de Dios.«

También podemos notar que el temor de Dios nos ayuda significativamente a mantener un estándar de Santidad por encima del promedio. De este modo es mucho más fácil agradar a Dios.

Podemos ver que el Temor de Dios nos ayuda a enriquecer nuestra relación con Dios de un modo muy elevado. Un nivel al cual solo las personas temerosas pueden llegar.

Si alguien anhela un don, un ministerio o bien desea ser un instrumento de bendición en las manos de Dios, es necesario que esa persona sea temerosa de Dios. Porque de ese modo garantiza el favor y la presencia de Dios en su vida, y le irá bien en lo que haga.

Con lo anterior no quiere decir que jamás tendrá dificultades, pasará por momentos de tristeza, dolor y sufrimiento, sino que a pesar de los matices negativos que existen en la vida terrenal, podrá ver continuamente la mano de Dios operando a su favor.

De este modo concluyó con esta publicación de la reflexión del Temor de Dios, esperando que la misma sea de bendición y utilidad para tu vida. Un saludo y bendiciones. 🙌🙏

Puedes acceder a mi publicación anterior AQUÍ: ¿Es bíblico ungir las casas con aceite?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia TV

Instagram: PURA BIBLIA TV

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

2 comentarios en «Reflexión sobre el Temor de Dios.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.