¿Cómo vencer el miedo según la Biblia?

El miedo es una de nuestras emociones negativas más básicas y los cristianos no estamos exentos a sentir miedo en algún momento, pero tenemos la dicha de que la Biblia nos dice como vencer el miedo y eso veremos hoy.

Es fácil tener un ánimo desbordante de felicidad y positivismo cuando todo está bien, el problema es mantener dicho estado de ánimo en las dificultades.

A pesar de ser cristianos no podemos ignorar que somos también seres humanos, por lo tanto somos débiles, limitados y sentimos emociones de todo tipo y entre ellas el miedo.

No está mal experimentar temor, el problema está en permanecer temerosos de algo y que ese temor poco a poco carmoma nuestra fe, Dios tiene totalmente conocimiento de nuestros límites y debilidades (Cf. Salmos 103:14).

El miedo como tal nos limita y nos incapacita para poder reaccionar adecuadamente, por eso podemos ver en la Biblia personas que pudieron vencer el miedo y hoy veremos como también nosotros podemos hacerlo.

¿Qué es el miedo y cómo nos afecta?

El miedo es una sensación de angustia producida por la presencia de algún peligro real o imaginario. Los peligros puede ser físicos, emocionales, económicos y espirituales.

Podemos llegar a sentir miedo porque quizás nuestra integridad física llegue a estar comprometida, por una infidelidad dentro del noviazgo o el matrimonio, por la pérdida de una fuente importante de ingresos o por que algún brujo haya proferido alguna maldición en nuestra contra.

A como te decía antes a pesar de ser cristianos y tener mucha fe en Dios no estamos exentos a padecer de miedo, por ello debemos de evitar que el miedo se posicione en nuestra vida.

El miedo nos limita porque nos paraliza, y dicho temor hace que seamos incapaces de actuar a nuestro favor, el miedo carcome la fe, la fe es la certeza del cumplimiento de una promesa de Dios y el miedo solo da lugar a la duda.

El miedo nos puede llevar a la desesperación y dicha desesperación nos puede conducir a querer buscar la solución a nuestros problemas por medios equivocados, confiar más en nosotros mismo que en Dios o confiar más en los consejos de alguien que en la Palabra de Dios.

Evidentemente el miedo puede llegar a afectar nuestra vida emocional, social y espiritualmente, por lo tanto un cristiano no debería de permanecer en el miedo por mucho tiempo.

Es normal en algún momento de nuestras vidas llegar a sentir miedo ante la incertidumbre y dificultad de la circunstancias, pero lo que que si debemos evitar es que el miedo se enraice en nuestras vidas.

Ahora que hemos visto brevemente que es el miedo y cómo nos afecta nos corresponde poder saber cómo vencer el miedo y cómo la Biblia nos ayuda en dicho proceso.

Vencer el miedo con la ayuda de Dios y la Biblia.

La Biblia nos da al menos 5 consejos para vencer el miedo y así nuestra vida cristiana no se vea estorbada por el mismo.

1. Hablarnos a nosotros mismos.

Tenemos un claro ejemplo de esto en el Salmos 103 escrito por el Rey David, quien estaba agradeciendo con ese Salmo a Dios por todas sus bendiciones y se habló a si mismo durante el Salmo al menos unas 8 veces.

Quizás nos veas nada de razonable en hablarte a ti mismo, pero de acuerdo a la psicología moderna lo que hablamos en nuestro consciente afecta la parte más interna de nosotros, el subconsciente.

De modo que si hablas algo negativo afectará tu estado anímico y tu percepción objetiva de las circunstancias en cambio si hablas positivo tu estado anímico será más optimista y tendrás mayor capacidad para poder percibir con objetividad la realidad que te rodea.

Cabe destacar que no te hablo de confesión positiva, ni de metafísica.

2. Orar a Dios.

Otro paso importante para poder vencer el miedo de acuerdo a la Biblia es la oración, el Rey David por sus pecados había quebrantado su buena relación con Dios y sintió miedo por eso, porque sentía el peligro de no poder restaurar dicha relación.

El Salmista David en el Salmo 51 hace una oración a Dios con un corazón entristecido y lleno de miedo, a pesar de tal tristeza y miedo considero que la mejor opción era orar a Dios y esperar una respuesta.

3. Confesar a Dios nuestros miedos.

La Biblia nos da a conocer el caso del profeta Habacuc quien en su momento sintió miedo y gran indignación por la situación del pueblo de Judá quien estaba entregado a la injusticia y a la corrupción política y espiritual.

A su vez el pueblo de Judá estaba siendo amenazado de ser tomado por los caldeos. Por esa razón vemos la siguiente oración del profeta Habacuc comunicando su miedo e indignación:

¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan. Habacuc 1:2-3

A como lo hizo el profeta Habacuc no está mal que confesemos delante de Dios nuestros miedos, Él nos comprende y conoce nuestros miedos. Él desea ayudarnos en medio de nuestros miedos.

La Biblia tiene muchas historias de muchos hombres que experimentaron el miedo y Dios le ayudó a superarlos, por ejemplo a David, Moisés, José, Elías y la mayoría de los profetas del Antiguo Testamento.

4. Confiar en Dios.

El miedo nos conduce a la duda y a la inseguridad, y la confianza es todo lo contrario, confiar es creer que algo sucederá o que alguien actuará a como ha prometido.

Si ponemos en Dios nuestra confianza, nuestro miedo poco a poco se disipará. El Salmista en relación a sus debilidades y limitantes escribió lo siguiente:

Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo. Salmos 103:13‭-‬14

Dios conoce que tenemos miedo, y en medio de ese miedo el nos quiere ayudar y fortalecer a fin de que nuestra fe y confianza en sus promesas se vea fortalecida.

5. Empoderarnos de una promesa de Dios.

El último paso para poder vencer el miedo de acuerdo a la Biblia, es el hecho de apropiarnos de una promesa de Dios y aferrarnos rigurosamente a la fe.

Hay un refrán popular que nos dice: «La esperanza es lo último que se pierde.», pero en la vida cristiana necesitamos más de fe que de esperanza, la esperanza y la fe difieren porque la fe es la certeza de lo que se espera, en cambio la esperanza es el anhelo de que algo suceda aún cuando no hay plena certeza de que eso sucederá.

La fe es un elemento que Dios nos da (Cf. Romanos 10:17), y la fe nos sirve exactamente para poder creerle a Dios a pesar de las circunstancias que estemos atravesando.

Cuando sintamos miedo por algún peligro que amenaze nuestra vida física, emocional, espiritual o económica debemos de buscar en la Biblia una promesa que nos sustente en medio del temor.

Por ejemplo si estamos endeudados podemos apropiarnos de la promesa en Filipenses 4:19, si estamos enfermos de la promesa en Jeremías 33:6, si tenemos problemas familiares Malaquías 4:6.

Una vez que nos hayamos apropiado de una promesa de Dios, lo más probable es que ya hemos vencido el miedo.

De este modo hemos repasado brevemente los 5 pasos para vencer el miedo que la Biblia nos enseña.

Conclusión:

Es normal experimentar miedo, pero no podemos quedarnos varados en el mismo, debemos de buscar la ayuda de Dios para superarlo, y ver las instrucciones sobre cómo vencer el miedo que la Biblia nos enseña es un buen paso.

Si queremos vencer el miedo la Biblia nos enseña que debemos de orar a Dios, confesarle nuestros miedo o temores, confiar en Dios y por último apropiarnos de una promesa.

Espero que estos consejos sobre como vencer el miedo que la Biblia nos enseña sean de gran bendición y beneficio para tu vida. ¡Dios te bendiga!

Puedes leer nuestro post anterior AQUÍ: ¿Cómo ser un buen hijo o una buena hija?

¿Quieres estar al tanto de nuestras próximas publicaciones? ¡Simple! Suscríbete Aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook: Pura Biblia

Instagram: PURA BIBLIA

YouTube: PURA BIBLIA TV

Twitter: Pura Biblia

Kevin H. Dávila

Escritor, filósofo, apologeta y youtuber cristiano ampliamente comprometido con la verdad. Fundador de la plataforma digital: Pura Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.